Las 7 reglas que te garantizan una mente y una vida pobres

oscar-saiz-te-acompaño-blog-entrevista-thomas-dansembourg-paz-interior-guerra-politica-educacion-cataluña-españa-independencia-separacion-unidad-victimismo-odio
La paz se aprende, dice Thomas D’Ansembourg
23 octubre, 2017
Competir ya es haber perdido
“Competir ya es haber perdido” Gilles Vernet
30 julio, 2018

Gracias a Carmen por enviarnos este artículo del Maestro Eric Rolf, creador de la Medicina del Alma.

La percepción es algo tanto extraordinario como enigmático. Me refiero a la idea que muchas cosas se notan más por su ausencia que por su presencia.

Por ejemplo, dentro del paradigma de «la medicina del alma» hablo de “los alimentos del alma” dentro del marco que el alma no se enferma, pero que si hay que alimentarla. Y si no la alimentas, parece que tu vida se muere de hambre. El primer alimento as la respiración consciente. Vale, pues hay muchas personas que lo saben, y no lo hacen. Ahora, cuando les digo en los cursos que aguanten su respiración, después de poco tiempo no aguantan más y respiran con unas ganas y un gusto divino. Hasta sirve de técnica recordatoria: cuando sientas resistencia a hacer tus 30 minutos de respiración consciente, primero aguanta la respiración hasta que no puedas más. En menos de un minuto se te pasa la resistencia y más bien respiras con mucho gusto.

Pues, en el campo de la prosperidad y la pobreza suele ocurrir algo similar. La idea de usar nuestras capacidades creativas interiores para crear el tipo de vida que decimos que queremos suena bien, y casi estamos convencidos que si lo haríamos algo cambiaría. PERO… aquí nos decimos algo como, lo haré mañana cuando tenga más tiempo, como si ahora ya no estuviéramos haciendo precisamente lo que nos está produciendo una vida de pobreza en la salud, riqueza, relaciones o bien estar.

Si, somos un éxito, estamos creando precisamente lo que queremos y demostramos con nuestras acciones. Ahora que podamos aceptarlo, es posible, pero solo como una abstracción; “Si, bueno, es cierto que tengo que cambiar algunas ideas, pero tan mal, tan mal no estoy, eh!”

Se me ocurre, que quizás lo que necesitamos son unos ejemplos más concretos de las formas de pensar (de cómo ya estamos pensando) que nos produce esos supuestos motivos de queja y frustración.

Aquí te ofrezco las 7 reglas que te garantizan mantenerte pobre y frustrado en casi todos los sentidos. ¿Haber si te reconoces en alguno? También incluyo el chiste cósmico (CC) que siempre acompaña todas nuestras vivencias.

1. Ir de tacaño y muerto de hambre por la vida.

Creer que todo te debe venir gratis, que las cosas y las vivencias no tienen el precio a pagar, ni en dinero, ni en alguna acción vital. Percibir por los ojos del que ni tiene, y ni quiere dar. Ya la sobre vivencia es suficiente dura y casi ni llego para mí. (CC: Eres rico en el uso de la imaginación negativa y la vida te da la razón).

2. Recordarte constantemente en tu diálogo tanto interior como exterior de lo poco que tienes y lo pobre que es tu situación.

Cuidado si notas que te pasas el tiempo quejándote de las facturas y lamentándote de que tienes poco y que cuando las cosas parecen que van a mejor, que siempre pasa algo que lo fastidia todo. “Es que el mundo está hecho para unos pocos ricos y eso no me incluye a mí!”

Hay personas que creen que si hablan de ellos mismos en términos despreciables que quedan bien socialmente, que es de buena educación. Si es que quieres el cariño de otros “quejicas” y muertos de hambre como tú, pues tú sigue diciendo cosas como:

…Nunca tengo suficiente para llegar.
…No hay manera de echar adelante.
…Siempre me ocurren cosas malas.

(CC: las palabras son la primera puesta en acción de tus pensamientos, tanto los negativos como los positivos. La energía sigue el diseño de lo que ves y las palabras y otras acciones la dirigen hacia ello. Pronto se manifiestan en cosas y vivencias materiales. ¡Eres un mago de lo chungo! Pero, muy bueno).

3. Relaciónate y pasa bastante tiempo con personas con una vida disfuncional.

Aquí, unas matemáticas muy curiosas. Selecciona a cinco personas que están más cercanas de ti. Suma sus ingresos anuales y divide por cinco. Eso te dará la cifra de cuanto ganas tu al año, pruébalo.

Es cierto que, la mejor manera de mantenerte frustrado y pobre en el sentido que sea y especialmente en lo económico, es continuando apegado a relaciones con personas patéticas cuyas vidas tampoco funcionan y que su único recurso es la queja y la lamentación. (CC: Esos son los habitantes del mundo que tú has creado y sigues afirmando que eres de ese planeta estando con ellos y también quejándote. Hasta estas convencido que todo el mundo es así. Qué seguridad te da, ¿verdad?)

4. No tengas ninguna esperanza o visión de alguna posibilidad mejor o alguna meta nueva y clara en tu vida.

Como respondes a las oportunidades que se nos presentan a todos está determinada por tu estado mental o punto de percepción. Para esto sirve mucho la razón negativa, la autocrítica y la negación.

…No puedo.
…No soy suficiente inteligente.
…No tengo dinero.
…No tengo suficiente educación
…No puedo cambiar mi vida
…No tengo tiempo
…No puedo arriesgarme
…Nunca me salen las cosas bien, etc., etc.

Puedes estar muy seguro que si respondes con este tipo de razonamiento, tendrás todas las pruebas en la vida que necesitas para reafirmarte como un desastre, (CC: El temor que nos hace engancharnos en falsas ideas de una seguridad como un bunker nos dirige directamente a lo que más tememos e intentamos evitar). ¿Qué, no te parece gracioso?

5. Obsesionarte con la idea de que las cosas siempre estén “pero muy, muy bien de precio”.

Claro, lo que importa no es el valor, es el precio; y como siempre hay poco dinero, y casi nunca hay suficiente, pues hay que ir a lo más barato.

La idea de bueno, bonito y barato es cierto, solo que no es un concepto económico. Barato y caro no se trata de cuánto dinero tú tienes, se trata del valor, de la calidad y cantidad de beneficio que algo aporta a tu vida. Para mí, un Rolls-Royce no es caro; solo que tiene su precio, que uno pueda, o no pueda pagar en un momento dado es otra cosa. De la misma manera, una hamburguesa de McDonald’s para mí, me parece carísimo ya que carece de valor alguno y más bien perjudica. (CC: Cuando uno se ve como un objeto y lo mide todo en términos económicos y materiales, la vida se suele poner igual de dura que la materia. Curiosamente, si miras y cuidas las cualidades de tu vida, las cantidades se cuidaran casi solas y con abundancia).

6. Pensar y creer que los ricos todos son malos y que se aprovechan deshonestamente de los demás.

Los que suelen estar mal económicamente lo que realmente tienen es un conflicto muy negativo con el dinero (poder) y por lo tanto, con los que si tienen disponibilidad de dinero. La raíz esta en lo que llamo la tacañería espiritual; el no dar al que tienes delante y a lo que tienes delante en el mundo material. La base de esta tacañería puede variar entre puntos de vista de autocrítica, bajo autoestima, culpabilidad, temor, ser algún tipo de esnob, sentirse impotente, juzgamientos sobre lo material y lo espiritual que se manifiesta en una resistencia a darle al mundo y a los demás de forma apropiada al momento. Básicamente es hacer una separación entre los débiles o pobres y los fuertes y poderosos o ricos. Después proyectamos nuestra auto percepción y sobre todo, nuestro sentido de culpabilidad, al otro, al rico. (CC: El otro, los objetos y el mundo entero eres TÚ, solo que no te has dado cuenta. Te estás mirando en el espejo y juzgándote negativamente. Lo cierto es que no sabes lo que tienes en el bolsillo para dar hasta que sacas la mano. Si no sacas la mano, metes la pata.)

7. Nunca cuestiones lo que te dicen los demás, lo que ves o lees en los medios de comunicación, lo que dice el gobierno y lo que te dice la iglesia. Todo lo que dicen y hacen lo hacen con tu mejor interés en mente.

Por lo menos puedes regocijarte en el hecho que la gran masa de la gente piensa como tú. No estás solo. La mayoría están enfermos, en blanco o más bien en deuda y muy frustrados, estresados y descontentos. Si vivir una vida de desesperación silenciosa está bien para los demás, pues también debe de estarlo para ti. Así que tú sigues haciendo lo que te mandan y creyendo lo que te dicen y que no se te ocurre pensar por tu cuenta. Tienes que tenerlo claro que pensar por tu cuenta, intentar acciones y estrategias nuevas, es solo para los ricos y para los que están un poco locos y eso no va contigo. (CC: Nadie esta más loco que el que se cree completamente cuerdo, y nadie más ciego que el que no quiere ver. La vida esta tan bien organizada que todos llegaremos a donde nos hemos propuesto antes de nacer, solo que lo haremos andando de espaldas. Andar de espalda solo te enfoca en el pasado, en lo muerto y en lo rechazado. Lo que es cierto, es que te des golpes duros, la mayoría no necesarios. Ahora, si la única manera que te permites sentir es sintiendo dolor, pues tu mismo).

Sentirse como un fracasado, estar enfermo y estar en blanco con cadencias económicas y vivir una vida de dolor y frustración también es una forma de vivir. Así que no es que te has puesto metas altas y no las has logrado, más bien es que te has puesto metas demasiado bajas, infernales y si las has logrado. Eres un exitazo. Y como sabes, este tipo de éxito es fácil. Si continuas practicando estas 7 reglas, te garantizas seguir estando frustrado, infeliz y económicamente en blanco.

Sé libre; permanece disponible para el momento presente.

Eric Rolf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *